La Gaceta

La noticia sin filtro

Pese a bloqueo, minera canadiense sigue operando en Zacatecas

Zacatecas, Zac. Luego de hacer iniciado el bloqueo a los accesos de la mina de oro y plata Peñasquito, la empresa sigue operando y aplica su política de cero tolerancia con los habitantes y transportistas, evitando cualquier diálogo y vigilando con videocámaras y personal armado -que observa a los habitantes de la zona-, hasta que cesen las protestas del municipio de Mazapil.

El gigantesco complejo minero propiedad de las trasnacionales Goldcorp y Newmont –de capital canadiense y estadunidense, respectivamente–, se mntiene parcialmente en operaciones mediante un puente aéreo montado con aerotaxis, con decenas de helicópteros rentados y tres aviones tipo Learjet, que aterrizan en la aeropista de Peñasquito, para realizar los relevos de personal operativo y de directivos necesarios.

Personal armado de la empresa de seguridad privada Maya mantiene vigilados a los habitantes de esta zona, cuya principal demanda es por el agua que les quitó la mina, razón por la cual han instalado varios campamentos de guardia frente al complejo minero, así como cerca de 200 camiones de carga y unidades cisterna que yacen alrededor, de transportistas de la región que exigen empleo.

Según sus cifras (goldcorp.com), Peñasquito extrae a diario 130 mil toneladas de material rocoso de los tajos a cielo abierto Chile Colorado y Peñasquito, que se procesan en gigantescos molinos para luego, con cianuro, extraer los valores minerales con métodos de lixiviación y flotación, dejando una huella ecológica que se aprecia a decenas de kilómetros de distancia: gigantescos cerros de deshechos rocosos y tepetate.

Peñasquito extiende su dominio en un polígono de 5 mil 462 hectáreas del semiárido valle de Mazapil, donde tiene reservas probadas de casi 9 millones de onzas de oro que, de acuerdo con la cotización internacional del metal (miércoles 10 de abril) de mil 309 dólares la onza, representan un valor de 11 mil 781 millones de dólares, o 221 mil 600 millones de pesos (18.81 por dólar). Sin contar las reservas inferidas, 2.35 millones de onzas de oro adicionales. Aparte de sus valiosos yacimientos de plata, cobre, zinc y plomo.

Desde octubre de 2017, posterior al conflicto con transportistas y habitantes de la comunidad de Cedros, cuando sus accesos fueron bloqueados durante casi un mes, Goldcorp asumió la postura de cero tolerancia a la protesta.

A diferencia de entonces, cuando el gobierno estatal envió a cientos de policías estatales y ministeriales para amagar con el desalojo a los habitantes y transportistas inconformes, esta vez el gobernador Alejandro Tello Cristerna no ha intervenido en el conflicto comunitario con la mina, ante la posición del nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador de no reprimir las protestas sociales.

A pesar de sus puentes aéreos, la minera comienza a resentir la falta de suministros, entre ellos gasolina y diésel, éste, vital para la operación de los camiones de carga de alta capacidad, conocidos como yucles. Hasta el miércoles 10 de abril, 65 caminones ya se encontraban detenidos fuera de labores. Esta semana, la mina podría parar actividades de manera definitiva.

Choferes que hoy protestan son ejidatarios que hace una década rentaron a Goldcorp sus tierras para las actividades mineras, y con el dinero obtenido compraron camiones de carga, pues la empresa les había prometido subcontratarlos. Pero ahora están fuera, sin trabajo y sin tierras, pues Peñasquito pasó sus contratos a Epsa, un consorcio español.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *