La Gaceta

La noticia sin filtro

Crece indignación mundial por incendios en Amazonas y actitud de Bolsonaro

“! Arde el amazonas”!, es la información que da la vuelta al mundo a través de las redes, lo que ha generado una indignación a nivel internacional, uno de los principales pulmones del planeta se extingue, frente a un gobierno brasileño sumido en la indiferencia de la protección del medio ambiente.

Brasil. La selva del Amazonas no solo se ve amenazada por la desaforada tala de árboles de los últimos años, a un ritmo que no se había visto en la última década, sino que ahora los indencidios ponen en riesgo a la selva amazónica a una velocidad récord: solo en lo que va de año se han producido más de 40 mil incendios en la zona de la Amazonía brasileña, más de la mitad de los que ha habido en todo el país (72 mil hasta agosto).

El Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE) de Brasil reconoce que los incendios han aumentado en lo que va de año más del 80 por ciento si lo comparamos con el mismo periodo de 2018.

El presidente brasileño ha acusado a las ONGs de provocar los incendios.

La reacción del presidente Jair Bolsonaro ante estos datos fue despedir al director del INPE, Ricardo Galvao, el pasado 2 de agosto tras la publicación del informe, acusándole de fabricar los datos a base de mentiras.

Son muchos los que apuntan al presidente brasileño como culpable de la situación. Los activistas medioambientales le acusan de haber relajado los controles en la Amazonía desde su llegada al poder, lo que estarían utilizando tanto las industrias madereras como otros “lobbies” para atacar la selva más importante del mundo.

El Amazonas se extiende por una superficie 10 veces mayor que la de España y casi la mitad de todo Estados Unidos. Sus árboles producen un 20 por ciento de la cantidad de oxígeno que hay en la atmósfera de la Tierra, lo que los convierte en vitales para frenar el cambio climático y las consecuencias del calentamiento global.

La situación es tan grave que el humo de los incendios de la zona del Amazonas ha llegado a Sao Paulo, a más de 2 mil 700 kilómetros de distancia, cubriendo el cielo de una manera nunca vista antes en la ciudad por una causa similar. Incluso se divisan desde el espacio, como se puede ver en las imágenes que ha suministrado la NASA.

La extensión de los incendios en la región ha obligado a algunos estados amazónicos, como Amazonas y Acre, a declarar la situación de emergencia o alerta ambiental debido a que la humareda multiplica las enfermedades respiratorias y afecta hasta el tránsito aéreo.

De acuerdo con el INPE, los focos de incendios tan solo en la última semana han afectado 68 áreas protegidas por ser reservas ambientales o indígenas, principalmente en la Amazonía.

El Parque Nacional de la Chapada dos Guimaraes, en Mato Grosso, ya perdió el 12 por ciento de su vegetación, mientras que la cobertura vegetal en la Reserva Indígena Parque do Araguaia, igualmente en el estado amazónico de Tocantins, ha sido diezmada por el fuego.

Para Bolsonaro, la razón de los incendios es que es la «temporada de la ‘queimada», es decir, cuando los agricultores usan fuego para limpiar la tierra. Sin embargo, sus detractores le acusan de favorecer la deforestación con políticas que anteponen el desarrollo económico a la conservación del planeta. Y no tiene ninguna intención de cambiarlas.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *