La Gaceta

La noticia sin filtro

Denuncian respaldo de autoridades y políticos al discurso de odio en Chihuahua

El Comité de la Diversidad Sexual de Chihuahua rechazó enérgicamente el discurso de odio que surge las protestas de grupos religiosos en contra de los derechos de otras personas, al señalar que existe un amparo de las autoridades que disfrazan de “protección a la familia” su aversión a las personas LGBT+.

Acusaron a la presidenta municipal María Eugenia Campos Galván (PAN), de apoyar a los grupos religiosos que organizaron el evento, durante el fin de semana hubo señalamientos respecto a las carpas y logística de parte del ayuntamiento, también se criticó la asistencia de distintos partidos, las regidoras Aracely Rocha del PRI, Catalina Bustillos y Martha Vega del extinto Partido Encuentro Social, y las diputadas Rosa Isela Gaytán y Marisela Saénz Moriel del PRI, el diputado Omar Bazán, también del PRI, y Héctor Ortiz representando al senador de Morena Cruz Pérez Cuéllar.

“Chihuahua enfrenta un repunte en robos, asesinatos y asaltos, y sin embargo nuestra alcaldesa Maru Campos Galvánconsidera más importante apoyar a esta marcha convocada por grupos religiosos a los que ella es afín, mediante el préstamo de mobiliario y regalo de insumos del municipio”.

Acusaron a la Comisión Estatal de Derechos Humanos, ante su postura ni en contra ni a favor de esta manifestación, la cual señalaron atenta contra los derechos de más de la mitad de la población.

“El derecho a decidir de todas las mujeres, y los derechos de las personas LGBT+. Nunca rechazó que los grupos anti derechos utilizaran el nombre de la CEDH para promocionar su marcha, como punto de reunión, para hacer creer a la sociedad que se trata de una marcha “humanista”. El edificio de la comisión incluso tenía las puertas abiertas en un horario en que regularmente está cerrado, para el uso de las instalaciones por parte de algunos asistentes a la marcha”.

Manifestaron que las personas que se manifestaron y el fin de la marcha es discriminar a personas e incluso a menores, por exigir se prohíba matrimonio a personas por ser del mismo sexo, o el derecho de los niños a tener una familia porque no será una mujer y un hombre, por lo que indicaron que esta protesta en contra los derechos humanos.

“Negarle a un niño la oportunidad de obtener todos los cuidados y derechos que la ley permite, sólo porque sus padres no son un hombre y una mujer, es discriminación y violencia en contra de lo que realmente significa familia. No confundan a la ciudadanía, ustedes no “piensan diferente”, ustedes están discriminando a varios grupos vulnerables, basados en ideas religiosas”.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *