La Gaceta

La noticia sin filtro

Tras expulsión de diplomáticos en Bolivia, España responde de igual forma

España expulsará a tres diplomáticos bolivianos acreditados en Madrid como respuesta a la decisión del Gobierno de facto de Bolivia, que expulsó a varios diplomáticos españoles tras el conflicto desatado por el refugio de miembros de la administración del expresidente Evo Morales en la Embajada de México en La Paz.

«En reciprocidad al gesto hostil del Gobierno interino de Bolivia de declarar como persona non grata a dos diplomáticos españoles, España ha decidido, a su vez, declarar a tres miembros del personal diplomático y consular boliviano acreditado en nuestro país», comunicó la Cancillería española a través de un comunicado.

Jeanine Añez, quien se autoproclamó presidenta de Bolivia, anunció este 30 de diciembre la expulsión de la embajadora de México, la encargada de negocios de España en Bolivia, Cristina Borreguero, y del cónsul de España en Bolivia, Álvaro Fernández, por el incidente que se produjo el 27 de diciembre en la Embajada de México en La Paz.

En la delegación diplomática se encuentran refugiados varios miembros del pasado Gobierno de Morales, entre los que destacan el exministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana; el de Justicia, Héctor Arce; y la otrora titular de Culturas, Wilma Alanoca.

El 27 de diciembre se desplazaron a la sede diplomática los citados diplomáticos españoles, que acudieron al lugar escoltados por cuatro miembros del Grupo de Operaciones Especiales (GEO) del Cuerpo Nacional de Policía Nacional.

Cuando los policías españoles se disponían a recoger a los diplomáticos desplazados a la Embajada, agentes de la Policía boliviana les interceptaron impidiéndoles seguir el paso, lo que provocó una reacción por parte de un grupo de civiles opositores a Morales, agolpados frente a la sede diplomática, que increparon a los funcionarios españoles y zarandearon vehículos con matrícula diplomática.

En opinión de Añez, los diplomáticos españoles desplegaron una «conducta hostil» e intentaron de forma «clandestina» ingresar en la Embajada mexicana «desafiando a los oficiales policiales bolivianos y a los propios ciudadanos».

En concreto, el Gobierno de facto de Bolivia denuncia un supuesto plan internacional para facilitar la fuga de las autoridades bolivianas que se exiliaron en la Embajada tras el golpe de Estado de noviembre pasado.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *