EN 5º DISTRITO, ¡NO! A LA ULTRADERECHA

EN 5º DISTRITO, ¡NO! A LA ULTRADERECHA


ERNESTO CASILLAS CANALES

“El pueblo no es tonto, tonto es quien piensa que el pueblo es tonto”. Adagio popular.

Después de una parranda de seis años bajo la sombra de Los Pinos, paseábase de nube en nube sobre el espacio aéreo nacional, buscando patrocinadores para curarse su resaca crónica.

Quería seguir en la farra. Sabe que tiene patrocinadores, aunque no los suficientes para hacer un Congreso Distrital.

Pensaba que los chihuahuenses del 5º Distrito Electoral Federal habíamos olvidado el cuento del “haiga sido como haiga sido”.

Así, después de recibir una andanada de “Jab” –dicen en BOXEO–, también conocidos como “Directo de Izquierda”, al deambular por el país bajo los efectos etílicos, llega a esta cabecera distrital y recibe una descarga de ganchos cruzados de izquierda y un “Uppercut” –dicen en BOXEO–,  en la cara el maltrecho Borolas.

Su mánager le hace viento con su reboso y sus auxiliares –locales, estatales y nacionales– le brindan respiración boca a boca y le ofrecen “un traguito” para oxigenarle los pulmones.

Sus pupilas se dilatan y sólo ven una borrosa muchedumbre no mayor a ciento noventa y ocho asistentes, que el INE considera insuficientes para validar el evento.

Ni siquiera reunió el mínimo de trescientos que le exige la Ley.

No obstante la publicidad de los sectores ultraconservadores de la Región Centro Sur, (la clase media –dijo una de ellas en la radio–, aquí no entra “la prole”  descalza), para apoyar el presidente que entró a Palacio por la puerta de atrás.

El domingo pasado los ultra conservadores (hay quien dice que son seguidores del Yunque Cristero del bajío mexicano), no lograron reunir el número mínimo requerido para formar su partido político «México Libre” como franquicia familiar.

Tuvieron que aceptar que “la prole” también cuenta, aunque sea de relleno para ellos, así que les proporcionaron varios camiones para acarrearlos y completar, aunque no lo lograron.

Es importante recordar que Calderón asaltó la Presidencia mediante un fraude electoral en 2006 con el PAN como escudo, lo que lo marcó como “espurio” o “presidente ilegítimo” que jamás se pudo borrar.

Para legitimarse ante los mexicanos, el dos de enero de 2007, en Apatzingán, le “declaró la guerra” al narco. A partir de ahí comenzó esta tragedia de muerte, sangre, lágrimas, dolor e impotencia que convirtió al país en una gran fosa clandestina.

Como enfermo de poder que es, buscó reelegirse mediante su esposa Margarita (su mánager deportista y especialista en bebidas anticruda), que como candidata “independiente” la gente terminó por repudiarla y obligarla a abandonar la contienda.

Como no asimiló esa lección de repudio, FeCal insiste en formar un partido político familiar para volver a Palacio, pero por la puerta principal y no por el sótano como en 2006.

A raíz de la detención de Genaro García Luna, la suerte de Felipe de Jesús Calderón Hinojosa está echada. Es inevitable que al caer en desgracia el policía favorito de los presidentes albiazules, tendrá consecuencias desastrosas.

Como justicia divina para los millones de mexicanos ofendidos por estos personajes –Fox, Calderón y García Luna–, los astros indican que las cosas no serán como pensaron cuando eran los amos.

Es posible que el Comandante Borolas en lugar de reelección, termine tras las rejas en una celda  de una cárcel mexicana o de Estados Unidos.

La voz del pueblo es la voz de Dios. En la visita que hiciera López Obrador a Monterrey el pasado fin de semana, le hicieron la pregunta demoledora: “Señor Presidente: ¿Cuándo se abren los expedientes de los crímenes cometidos por Felipe Calderón aquí en Nuevo León?” (Sic)

Deja un comentario

Cerrar menú