Feminicidios, protesta y apoyo al movimiento feminista

Feminicidios, protesta y apoyo al movimiento feminista

Alberto Trinidad Heredia Castillo.

ESTATUA. General Felipe Ángeles, Chihuahua.

El Día del amor y la amistad, que muchos hombres dedican a las mujeres, sean amigas, esposas, amantes, familiares, madres, el Palacio nacional fue tomado por un grupo de mujeres que piden justicia y reconocimiento del Presidente para los feminicidios, con pintas y forcejeos.

Un asunto muy grave, como grave es el del narcotráfico, los ejércitos privados, la corrupción que ya se conocía o que se está conociendo con detenciones en otros países, cometida por funcionarios muy cercanos a presidentes anteriores.

Le señalan a López Obrador, que no es más importante la “rifa del avión” que lo reclamado por millones de mujeres que entonan en todo el país “Un violador en tu camino”.

Hace poco un académico uruguayo afirmaba en una conferencia, que el narcotráfico y los feminicidios, son parte del control hacia la población en los países. Explicaba al respecto, que el poder real, les dice a las mujeres “Estate quieta, no salgas de tu casa, no hagas reclamos, no vistas como puta.”

El odio hacia las mujeres es la característica principal de los feminicidios y está presente en todos los asesinatos de mujeres, incluso en los que son por ajuste de cuentas, por vender cristal o por ser la mujer de este o aquel capo o sicario en disputa con el o los asesinos.

Los esposos, novios o exparejas, asesinan con saña a sus mujeres y gozan de impunidad según sus medios económicos, las agresiones como la de la saxofonista oaxaqueña son parte de este odio, nos recuerdan lo conocido en siglos pasados en la Inglaterra victoriana con el llamado Jack el destripador. O más en lo corto, Las muertas de Juárez.

Entre más conservadora es una sociedad, más rencor tiene hacia las mujeres, el brutal crimen contra Hipatia de Alejandría, es un ejemplo de ese odio hacia las mujeres sabias, lo sucedido a Juana de Asbaje, Sor Juana Inés de la Cruz, nos dice qué clase de herencia tenemos los mexicanos, muchos ejemplos hay de negación de derechos hacia las mujeres.

La lucha sobre la reivindicación de los derechos y el respeto a las mujeres, no es solo asunto de los grupos feministas que se ponen violentos en la mayoría de las veces, sino una lucha al lado de hombres que reivindican derechos de trabajadores, de colonos, de campesinos pobres, de estudiantes, de usuarios del transporte mal brindado por los pulpos camioneros, de los que reivindican su derecho al agua potable en las ciudades y los pueblos, de los sindicalistas contra los charros.

El gobierno federal deberá acostumbrarse a la autocrítica, porque de crítica desde fuera ya tiene bastante. El Presidente no solo debe hacer efectivo ese decálogo que hoy, molesto, ha enumerado, la Fiscalía deberá establecer bases reales para investigar encausar como debe hacerse y enjuiciar a quienes atentan contra las mujeres.

No nos extrañe a la larga, se encuentren nexos entre los asesinos de mujeres y los que han perdido privilegios y patrocinan falsas protestas, a eso se refirió el académico uruguayo. ¡Ni una más! Sin la respuesta clara de la justicia mexicana.

Deja un comentario

Cerrar menú