ZERETH, LABORATORISTA DEL “MORELOS” DEL IMSS, SE REENCONTRARÁ CON SU HIJO

ZERETH, LABORATORISTA DEL “MORELOS” DEL IMSS, SE REENCONTRARÁ CON SU HIJO

• Por la emergencia sanitaria derivada del COVID-19, tomó la determinación de aislarse para proteger a su familia

Para Zereth Elena Gastélum Jaramillo, joven laboratorista del Hospital General Regional (HGR) No.1 “Morelos”, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Chihuahua, este 10 de mayo, “Día de la Madre”, será un festejo especial, diferente, con sabor a rencuentro, ya que podrá abrazar de nuevo a su hijo Irvin, después de haber permanecido más de una semana separada de él.

Con motivo de la emergencia sanitaria por el COVID-19, Zereth tomó la difícil decisión de aislarse temporalmente de su hijo para no contagiarlo.

“Ahorita la situación está muy difícil. Tenemos más de una semana separados; trato de cuidarlo, porque no quiero que se enferme. Sólo somos él y yo, y tenemos que cuidarnos. Sí se me ha hecho pesado, pero él es el que me echa porras. Me dice: mamá, tu puedes, eres fuerte”, comentó con un nudo en la garganta.

Zereth asegura que su rutina en el Hospital “Morelos” del IMSS, es sencilla: en las mañanas está encargada de tomar muestras en el servicio de pediatría, ubicado en el quinto piso, en donde, de paso apapacha y se llena de energía de los pequeños pacientes; y posteriormente, el resto de la jornada, trabaja en el área de coagulación en el laboratorio.

“Trato de hacerles sentir bien a los niños; de ser una voz de aliento en el momento difícil que atraviesan; en pocas palabras, trato de apapacharlos, como si fuera su mamá”, explicó.

Gastelúm Jaramillo ha laborado desde hace 14 años en el Instituto Mexicano del Seguro Social, como laboratorista. Los primeros años radicó en Ciudad de Juárez, donde trabajó en el Hospital General Regional (HGR) No. 66.

Posteriormente, prestó sus servicios en el Hospital General de Zona (HGZ) No. 6; cuando obtuvo la base definitiva, ingresó al Hospital General Regional (HGR) No. 1 “Morelos”, en la ciudad de Chihuahua -en las áreas de urgencias, química clínica y uroanálisis. Actualmente se desempeña en el área de coagulación.

Como madre soltera, ha tenido que redoblar los esfuerzos para salir adelante. “He dejado etapas de mi hijo por la profesión. Ahorita él lo entiende, lo comparte, no le gusta nada el trabajo en un hospital, pero me apoya incondicionalmente. Mi hijo ha sido y es mi fuerte, mi motivación para seguir adelante, más en este tiempo de emergencia sanitaria.

“Estoy segura que esto es una etapa nada más. Dios está con nosotros. Dios nos ayuda. Yo me encomiendo a él todos los días y encomiendo a mi familia y a mis compañeros, porque al final de cuentas esta es mi otra familia, la familia IMSS”, concluyó.

Deja una respuesta