La misteriosa y predictiva portada de «The Economist» para julio 2020

La misteriosa y predictiva portada de «The Economist» para julio 2020

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:VIRAL
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Eventos apocalípticos, noticias del fin del mundo y algo más…

Si eres de esas personas que gustan de los misterios y las conspiraciones, y que este año te has dado vuelo con todo tipo de sospechosismos, teorías e historias de control social y el nuevo orden mundial, ante las actuales circunstancias geopolíticas, económicas y por la pandemia del COVID19, este artículo te interesará.

El 2020 ha sido un año estremecedor cuando desde a finales del 2019, surgió el brote de SARS-COV2 que ocasiona el COVID19, en la ciudad china de Wuhan, y que detonó la actual pandemia que tumbó las bolsas y economías de todo el mundo, tras la parálisis comercial para intentar detener el esparcimiento de este virus, el cual ha contagiado a más de 10 millones en el mundo y matado a más de medio millón de personas.

A esta difícil situación mundial, un bombardeo de noticias apocalípticas sumado al confinamiento obligatorio y semi obligatorio, respecto a desastres naturales, fenómenos en el espacio, avistamiento de ovnis que ha sido el caldo de cultivo perfecto para todo tipo de conspiraciones, sin embargo, estas historias no son solo ocurrencias de las ideas surgidas del confinamiento colectivo, sino de eventos reales e incluso, de anuncios e información que se reveló desde el 2019, tal es el caso de la revista The Economist.

Esta revista inglesa de corte económico y financiero, regularmente gusta de mostrar en sus portadas presagios o posturas que su línea editorial considera, es la brújula económica de los países en todo el mundo, y que casi siempre sus alusiones se cumplen, como si fuera una agenda económica y social, esta revista es tomada como “de culto” por los amantes de las teorías de conspiración que aseguran que el mundo es controlado por una elite económica que utiliza el sistema bancario para controlar los gobiernos.

Cabe destacar que esta revista no firma sus artículos, ya que la editorial asume toda la autoría de manera colectiva, los directores de esta revista son altos personajes del sistema bancario, la publicación pertenece a The Economist Group, una sociedad editorial controlada en un 50 por ciento por las familias Rothschild y Agnelli, mientras que el otro 50 por ciento de las acciones son propiedad de inversionistas privados, incluyendo a los trabajadores de la revista, datos que sin lugar a duda, alimentan todo tipo de teorías de control y que en su última portada para el mes de julio de este 2020, ha volado la cabeza de más de uno, incluso de quienes son escépticos a estas historias.

Antes de comenzar con el análisis simbólico de su más nueva portada, es importante mencionar que llamó mucho la atención su portada para el inicio del 2020, en diciembre y noviembre del 2019, donde las imágenes nos advertían de lo que se hizo realidad en los primeros meses de este año, en una portada inusual donde se simuló un vector de carta de prueba para examinar la vista, que usan los oftalmólogos, donde nos mostraron varias palabras ocultas, pero que a primera vista y de forma descarada nos adelantaron de la emergencia sanitaria, de la situación política y económica entre las principales naciones y hasta de la inteligencia artificial, que con el confinamiento mundial, detonó la bomba de todo tipo de sistemas de vigilancia, comercio y hasta de guerra.

Portada para 2020

En este sentido, las portadas de estos primeros meses también exponen de alguna forma lo que está sucediendo a nivel mundial, de desorden político, social y económico, pero que en este mes de julio, se “volaron la barda”.

Análisis:

(Los comentarios aquí vertidos son del autor del texto y abiertos totalmente a la interpretación de todo aquel interesado en sumar ideas, agradeceremos si dejan sus comentarios)…

La portada nos muestra la frase “The next catastrophe (and how to survive it” “la catastrophe que viene, y cómo sobrevivir a ella”, palabras que no es necesario explicar para entender el mensaje…

Portada para julio 2020

Al centro de la imagen se observa a lo que pudiera representar una familia, aunque no necesariamente sería una familia, de izquierda a derecha podemos ver a un gato, luego a un niño, al centro a una mujer y al extremo derecho a un hombre, todos con máscaras especiales para respirar, incluso el gato (mascota), menos el niño, quien porta un casco de guerra.

Las personas que regularmente analizan esta revista, han vertido comentarios sobre el poco o nulo afecto que existe entre los personajes, el motivo por el cual el niño no trae mascara, que podría significar la cercanía de una guerra, o que podríamos estar vulnerables a una pandemia como la que actualmente estamos viviendo, o una próxima, así como que el COVID19 no es tan agresivo con los menores, mientras que la máscara en el gato, podría ser una referencia a la transmisión de virus entre humanos y animales.

Detrás del sofá donde están sentados, de izquierda a derecha podemos ver varios cuadros con imágenes, el primero es la cara de un puerco, que podría hacer alusión a otra epidemia, pues está a un lado del gato con mascara, además cabe destacar, que hace unos días se dio a conocer del surgimiento de un nuevo brote de gripe porcina, lo que ha encendido las alarmas, también puede hacer referencia a Estados Unidos y China, debido a que ambos países son los principales productores y consumidores de carne de cerdo.

Un poco más arriba del cuadro del cerdo, está el de un volcán en erupción, lo que nos hace recodar la inusual actividad sísmica y de volcanes en pasados meses, en medio de la cuarentena, cuando el “circulo de fuego” activó a decenas de volcanes, no necesariamente en erupción, pero si en una actividad anormal, cabe destacar que se puede observar una sombra extraña a un lado de este volcán, lo que también ha generado todo tipo de ideas, como el que podría tratarse de una bomba o algún mecanismo que pudiera activar el volcán, (¿acaso existe?).

Encima de este cuadro y un poco más a la derecha, nos muestran el cuadro de lo que a primera vista podríamos aludir a “el cambio climático”, donde el centro un pingüino se encuentra flotando en un pequeño pedazo de hielo, rodeado de mar y un enorme sol por encima, que nos hace pensar en el deshielo de los polos, una idea vieja que hace creer en la catástrofe que sería del derretimiento de los hielos y el aumento del nivel del mar.

Al centro y arriba de todas estas imágenes, vemos un reloj que marca dos minutos para las 12, una vieja alegoría al apocalipsis y el fin del mundo, al señalar que serían los últimos momentos de la actual civilización, antes de la catástrofe, este símbolo fue muy sonado en la guerra fría, entre Estados Unidos y la Unión Soviética, ante la amenaza de los ataques nucleares, fue creado en 1947, tras la Segunda Guerra Mundial, por los científicos que participan en el Boletín de Científicos Atómicos. Esta es una analogía de la especie humana estando siempre “a minutos de la medianoche”, donde la medianoche representa la “destrucción total y catastrófica” de la humanidad. Cabe destacar que este reloj tiene una forma ovoide, lo que también podría hacer referencia a un “ojo”, símbolo masónico y de las elites, así como de grupos de conocimiento oculto desde viejas civilizaciones y que actualmente asemeja a los “illuminati”.

Debajo del reloj y a un costado de la mujer, está el cuadro de lo que parece un meteorito o asteroide, que pudiera impactarse en la tierra desde el espacio, también este año en medio de los confinamientos, fuimos bombardeados por noticias de meteoritos que podrían llegar a la tierra o que pasaron relativamente cerca, aunque ni uno de estos representó una verdadera amenaza para la humanidad, sin embargo, los teóricos de estas historias sostienen que sí es real, la posibilidad de un impacto por un meteoro que ocasionará graves daños a la tierra, aseguran que las agencias espaciales ocultan cierta información.

Por en medio y encima de la mujer y el hombre, se puede ver la figura de tres patos que vuelan, pero uno de ellos, el de en medio parece que va en caída libre, este es el único que refleja una sombra en la pared, estas aves se asemeja, con la migración y el cambio de estaciones, también a la cacería, lo que nos hace pensar en que “algo” caerá o será abatido.

A la derecha y arriba del hombre en el sofá, el cuadro más significativo de los actuales tiempos, por encima de la máscara que utiliza, el cuadro nos muestra varios virus, entre ellos, uno que asemeja al coronavirus, pero también a lo que pudiera ser el virus de la gripe porcina o incluso el del ébola, sumando a la idea del peligro de una pandemia mortal de enormes proporciones.

En la esquina superior derecha, vemos el cuadro de una explosión nuclear, el clásico hongo atómico, que refiere directamente a la posibilidad de un ataque o ataques entre las naciones que manejan material nuclear y es que actualmente las potencias con armas de este tipo se encuentran en constantes fricciones y confrontaciones, así como amenazas de todo tipo que nos hacen pensar en la posibilidad del apocalipsis nuclear, llama la atención que esta es la única imagen a blanco y negro, lo que hace referencia en que pudiera hablarse del pasado o algo muy remoto.

El último cuadro debajo de la explosión nuclear, muestra al sol con una monstruosa actividad, una explosión solar o de masa coronal, como se le conoce, sin embargo aunque constantemente se registra este tipo de fenómeno en el sol, la forma en que se muestra aquí es totalmente desproporcional, enorme la explosión a los reconocido o registrado, una explosión de este tamaño pondría en riesgo en la tierra todos los aparatos electrónicos y las comunicaciones, incluso de apagones muy largos que generarían caos social, cabe mencionar que durante los últimos meses la actividad solar ha disminuido drásticamente y ha llamado la atención de científicos al grado de que se han generado noticias sobre el posible “enfriamiento”, además de que sucedió en abril y mayo, cuando el confinamiento fue más duro en América y Europa.

Por último, debajo de este cuadro y a un lado del sofá podemos ver un enchufe tipo C, comúnmente utilizado en Asia y Europa.

La simbología y significados son abiertos y se puede crear todo tipo de teorías e ideas, de los motivos de los dueños de esta revista para mostrarnos estas imágenes tipo predicción, se puede pensar en que es un pronóstico que hacen ellos que tienen acceso a información de alto nivel, también a la posibilidad de que pudieran utilizar estos fenómenos para sus intereses o para impulsar agendas económicas en el mundo, basado en que sean eventos reales, o simplemente la forma de introducirnos miedo colectivo, utilizar esta información a modo para imponernos comportamientos, consumo, acelerar la recesión económica.

La última palabra la tiene usted, lo que crea, piense o conozca sobre estos temas, pues apenas vamos a la mitad del 2020 y ya vislumbramos todo tipo de apocalipsis, puede tomarlo como una verdad, como un cuento, una broma o tal vez como una oportunidad de actuar o protegerse lo que pudiera suceder. AZ.

Deja una respuesta