Prohíben en Reino Unido tecnología 5G de Huawei a partir de 2027

Prohíben en Reino Unido tecnología 5G de Huawei a partir de 2027

La guerra comercial de Estados Unidos contra el gigante asiático suma a Reino Unido

Reino Unido. Las empresas de telecomunicaciones británicas deberán eliminar cualquier participación de la empresa china Huawei en las nuevas redes 5G a partir de 2027, informó el Ministro de Cultura Digital Oliver Dowden en la Cámara de los Comunes, además de prohibir la compra de nuevo material de esta empresa a partir del próximo 1 de enero.

Boris Johnson presidió la reunión del Consejo de Seguridad Nacional en la que se ha puesto sobre la mesa un informe del Centro Nacional de Ciberseguridad que cuestiona la idoneidad de que Huawei participe en las nuevas infraestructuras de comunicación, una vez conocidas las sanciones impuestas a la empresa por la Administración de Donald Trump en mayo, que limitan la capacidad de la compañía de adquirir nuevos microprocesadores o software de tecnología estadounidense.

El informe ha servido a Johnson para salir de una situación de bloqueo, en la que recibía la doble presión desde Estados Unidos y de un importante grupo de diputados conservadores para ser más duro en su política respecto a China, y de las empresas de telecomunicación británicas que se enfrentaban a pérdidas considerables en sus inversiones si se veían obligadas a reemplazar la tecnología de Huawei.

BT y Vodafone son las dos empresas del Reino Unido más dependientes de Huawei, aunque sus componentes los usan en mayor o menor grado todas las compañías del sector. Ambas han ejercido presión sobre Downing Street para impedir el veto o retrasar al menos una década su entrada definitiva en vigor.

BT ya anunció, después de la primera decisión restrictiva del Gobierno de Johnson, que estimaba unas pérdidas de unos 550 millones de euros, que se verán aumentadas con la nueva medida.

Dowden ha reconocido que la decisión del Gobierno supondrá un retraso de entre dos y tres años en el desarrollo nacional de la nueva red 5G y un coste añadido de más de 3 mil millones de euros, pero ha asegurado que Downing Street ha antepuesto la seguridad a la eficacia.

Las compañías de telecomunicaciones deberán planificar el reemplazo de torres de comunicación y material ya instalado por Huawei, además de comenzar a buscar alternativas a todos los componentes facilitados por esa empresa y que forman parte de las actuales redes 3G y 4G, para cuando llegue el momento de renovarlos.

Deja una respuesta