Irrumpen seguidores de Trump en el Capitolio, sostienen fraude en elecciones y desata caos en Washington

Irrumpen seguidores de Trump en el Capitolio, sostienen fraude en elecciones y desata caos en Washington

Estados Unidos. Miles han salido a las calles para apoyar al Presidente Donald Trump, luego que cientos de seguidores alentados por el presidente, han irrumpido en el Capitolio de los Estados Unidos mientras se producía la sesión que debe confirmar a Joe Biden como presidente de los Estados Unidos.

Los manifestantes, que procedían de una concentración convocada por Trump, han provocado destrozos y han ocupado los accesos al edificio, sobrepasando a la Policía.

El vicepresidente Mike Pence ha sido evacuado del edificio, así como otros congresistas.

Trump ha exhortado a sus seguidores a que marchen hacia el Capitolio para «dar fuerza a los congresistas débiles y así tengan el valor que necesitan» para rechazar los votos electorales a favor de Biden. Según Trump, «la Constitución sí permite reenviar los votos a los estados, porque dice que hay que proteger al país, y no puedes permitir el fraude». Así han hecho.

Alentados por el propio presidente, muchos manifestantes han irrumpido en el Capitolio y han intentado romper las barreras de los agentes que impedían el acceso a las inmediaciones del Capitolio. Los policías han tenido que forcejear con la multitud para impedirles el paso. A estas horas, los agentes intentaban impedir su acceso hasta la Cámara.

Muchos se han introducido dentro. Se ha suspendido la sesión y se ha evacuado al vicepresidente Mike Pence, al que Donald Trump atacaba en Twitter mientras todo esto sucedía diciendo que «no tiene valor para que hacer lo que debe». La alcaldesa de Washington ha ordenado un toque de queda.

En el Capitolio se realizaba la sesión conjunta del Congreso en la que estaba previsto certificar los resultados del Colegio Electoral, que dio 306 votos al demócrata Joe Biden y 232 a Donald Trump. El presidente cuestiona este resultado.

Algunos miembros del Congreso como el senador Ted Cruz, han hecho caso a Trump y han presentado objeciones a los resultados en Arizona, Georgia, Michigan, Nevada, Pensilvania y Wisconsin. Ted Cruz ha lanzado un discurso incendiario en el que evocaba como la mayoría de los votantes republicanos creen que hubo fraude. No ha dicho que lo creen porque lo lleva diciendo Trump incluso antes de las elecciones.

Trump había pedido al vicepresidente, Mike Pence, presente en la sesión, que impidiera que se confirmase el resultado. «He hablado con Mike. Espero que haga lo correcto. Lo espero. Si hace lo correcto, ganamos las elecciones», había dicho Trump en la marcha ante sus leales. «Si no lo hace, será un día muy triste. Nunca lo olvidaremos».

Sin embargo, el vicepresidente Mike Pence no hizo caso al presidente saliente. Sabe bien que entre sus atribuciones no está impedir que el Congreso confirme el resultado del Colegio Electoral. Habría sido un golpe en toda regla.

En una carta al Congreso, Mike Pence señala que su papel es «puramente ceremonial». Pence sentencia: «Es mi juicio meditado que mi juramento de apoyar y defender la Constitución me restringe de reclamar autoridad unilateral para determinar qué votos electorales deben contarse y cuáles no».

Deja una respuesta