FIERRAZOS EN EL BARRIO

*Alerta en las escuelas por tiroteos

*Llamadas de bromistas

*Urge operativo especial al exterior de escuelas

Morrillos ociosos que por no hacer un examen están dispuestos a movilizar a las autoridades, deben ser castigados con fuerza por parte de las autoridades y también por los padres. Y una medida para esto sería el servicio comunitario o bien, una «sareandeada» a cargo del jefe Fierro para que entren en su cabales.

Y es que desde el pasado fin de semana se registró una alerta de tiroteo en una secundaria de la ciudad, hecho que generó que policías se apostaran en el plantel, en donde por cierto, no era la primera ocasión que se reportaba un acto similar, pues en febrero, ya policías habían hecho acciones de seguridad puesto que habían reportado a una persona armada afuera de la institución, sin embargo, ayer un grupo de escuincles tuvo la grandiosa idea de lanzar alertas por redes sociales sobre un tiroteo en la escuela, desatando así el pánico entre estudiantes, docentes, padres de familia y por supuesto directivos.

Según se dijo, los morritos están en temporada de exámenes, así que para evitar hacer uno de esos perrones, optaron por lanzar la amenaza con el objetivo de que lo suspendieran. Ya lo dijo el alcalde Bonilla, se deben de castigar a las personas que bromeen con las llamadas a los números de emergencia, pues esta práctica de nueva cuenta ya se «está poniendo de moda».

Por si fuera poco, ahora con el regreso a clases, también los padres tienen que lidiar con personas externas a los planteles educativos y que día con día se apuestan al exterior de los mismos para vender diversas clases de objetos, incluso hasta drogas. Ya se dio un caso con el Cobach 2, en donde se dijo que un jovencito vendía clonazepam al exterior del plantel, pero esto no es exclusivo de los bachilleres, también en secundarias se presentan este tipo de actos.

Es por ello que urge mayor presencia policiaca en los planteles, al menos para que los «dilers» la piensen un poco más al intentar «enganchar» a nuestros menores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *