SABERSINFIN

Movimiento del saber infinitista, de Latinoamérica para el mundo

Abel Pérez Rojas

A través de la poesía se manifiesta nuestra fuerza.

La poesía es nuestro mantra.

Abel Pérez Rojas

En unas semanas saldrá a la luz la Tercera Antología Internacional de Poesía Sabersinfin, con tal motivo me vi orillado a escribir el prólogo para la misma.

Pude haber resuelto el compromiso desde una reflexión literaria en torno a las bondades de las publicaciones bajo la serie Antologías Sabersinfin, sin embargo, me acorralé a mí mismo para aprovechar la ocasión a fin de analizar el contexto incubador y, sobre todo, a hacer un recuento que –como bien me lo dijera el brillante Miguel Ángel Martínez–, el texto es: “…oportuno y una antesala de los fundamentos del movimiento del saber infinitista”.

Así, me eche a cuestas hacer una breve documentación muy general de lo que hemos emprendido en el campo literario, específicamente en la poesía, desde Sabersinfin, emprendimiento independiente y cultural de Puebla para el mundo, particularmente con una plataforma latinoamericana de enraizamiento importante.

A continuación procedo a compartir el prólogo que escribí para la Tercera Antología Internacional de Poesía Sabersinfin.

Este es el texto bajo el título Aquí y ahora, palabras previas:

Cualquier logro es poco cuando en el horizonte puede vislumbrarse una infinitud de sucesiones.

En la retahíla interminable el tres es solidez. En el simbolismo es combinación de unidad y diversidad. Armonía universal, según los sabios del pasado.

Genio y trabajo mueven la maquinaria oculta que propicia el movimiento generador que pare lo visible e invisible.

En medio de esa atmósfera que particularmente la poesía puede develar, surge a la luz –la verdadera luz que abre corazones y quita velos–, la Tercera Antología Internacional de Poesía Sabersinfin.

La serie antológica de Sabersinfin consiguió trascender, desde su primera edición, la loable labor que la gran mayoría de publicaciones de su tipo persiguen.

Es tiempo de señalar la fuerza que hay detrás de estas publicaciones, las cuales son una resultante de algo más grande. Eso les da la energía que solo el tiempo ubicará en su justa dimensión.

Las Antologías Sabersinfin son una especie de nodo en el tiempo y en el espacio por el cual confluyen creativos que en diferente proporción están dando vida a la poesía latinoamericana actual.

Sí, la transición transpandémica está consolidando un proyecto que fundé en el 2006 y parió en otra dimensión a partir del 2020.

Con suma claridad mentes lúcidas como las de los escritores, académicos e investigadores Joe Barcala, Fernando Acosta, Miguel Ángel Martínez y Luis Manuel Pimentel, han venido escribiendo, desglosando, verbalizando, y al fin de cuentas visibilizando desde hace algunos años, la potenciación de un movimiento cultural internacional incubado al seno de Sabersinfin.

Sí, lo que en octubre del 2006 surgió como un portal montado en las bondades de la Web 2.0, bajo los principios de la educación permanente y la cultura de paz, hoy, ya casi a punto de alcanzar el primer cuarto del siglo XXI, ha mutado en un movimiento cultural internacional con raíces importantes en la poesía.

Desde México y por las arterias latinoamericanas ha nacido el movimiento internacional poético del saber infinitista.

Sí, un movimiento poético de Latinoamérica para el mundo con premisas básicas, que por su sencillez le dan la robustez de la claridad.

Aquí algunas de sus apuestas trabajadas, esclarecidas y pulidas después de cientos de mesas de diálogo con escritores, poetas, artistas, gestores culturales, funcionarios públicos, lectores y del público en general, a través de la iniciativa #Poesíaalasocho:

· Todo es poetizable.

· La poesía tiene un valor social incalculable que tiene que ser visibilizado.

· La poesía cura y sana.

· Estamos viviendo tiempos históricos que definirán la ruta de al menos lo que resta la primera mitad del siglo XXI. La poesía es el medio para grabar nuestra voz en días decisivos.

A lo anterior hay que agregar aportes teóricos como el relativo a la poesiterapia y a los estados poético permanente y poético esporádico, o el hecho de que al seno del movimiento, y de la pluma de Enrique Canchola Martínez, experto en neurociencias y también poeta, se han generado la mayor cantidad de escritos, reflexiones, diálogos e investigaciones en torno al funcionamiento del cerebro y la poesía.

Sí, estoy seguro de no equivocarme en sostener que al seno del movimiento del saber infinitista es donde más se ha escrito y hablado en el mundo sobre cerebro y poesía. Tanto que me he aventurado en señalar el surgimiento de la neurofisiopsicología poética bajo la batuta de Canchola Martínez.

Es preciso señalar que al seno del movimiento, Salvador Calva Morales, a través de sus primeros catorce poemarios, se ha erigido como defensor y visibilizador –quien hace visible algo que está a la vista de todos– del derecho a una sexualidad plena, libre de prejuicios, en particular, del derecho al orgasmo en las personas de setenta años y más.

Aunado a lo anterior, el comunicador, educador y repentista, Luis Fernando Paredes Porras viene trabajando desde hace varios años, inicialmente en Sabersinfin, y luego en multi plataformas virtuales, medios impresos y radiales, el derecho de acceso al goce comunicativo y estético de la palabra.

Por si fuera poco, ha confluido en el movimiento poético del saber infinitista Francisco Javier Estrada, escritor, investigador, cronista y poeta, quien a través de su iniciativa Casas del Poeta A.C., ha conseguido la fundación de ciento trece puntos de encuentro en los que se promueve la poesía y la cultura.

Las más de cien Casas del Poeta se encuentran esparcidas en México y Estados Unidos, una de ellas es la Casa del Poeta Sabersinfin.

Mención especial para la labor que se viene haciendo desde #Lunesdepoesíalunar, pues cada lunes por la noche un grupo internacional de mujeres panelistas analiza y hace visible la obra de poetas, escritoras y activistas de todo el mundo, quienes han confluido en la poesía para dejar su aporte al mundo.

En fin, a lo largo de dos años hemos logrado consolidar lo que en lo particular nos ha llevado décadas, pero gracias a las bases tecnológicas también hemos propiciado con transmisiones en vivo y públicas, diálogos internacionales entre niños poetas, charlas entre diplomáticos poetas de varios países, mesas dialógicas entre médicos poetas, solo por señalar algunas de las que vienen a mi mente.

Muchos de los compañeros que forman parte del movimiento han incrementado su productividad literaria, han publicado más libros, principalmente por autogestión; además de que hemos contagiado y han replicado, imitado y seguido nuestros pasos, ya sea de forma independiente o colectiva, al menos en Puebla y en otras entidades federativas de México.

En ese contexto la labor del Círculo de Escritores Sabersinfin ha sido permanente bajo la coordinación de Leticia Díaz Gama, pues pese a los golpes que la pandemia les propinó a sus integrantes, ha sido piedra angular de la revista Filigramma, publicación periódica que ha vinculado la poesía con el cuento, los relatos, los ensayos, la fotografía de Arturo López y Javier Nolasco Pérez, la pintura de Lilia Rivera, Luisa Polanco y Antonio Ruíz Sulayez; la escultura de Andrés y Miguel Peraza, así como la de Emeterio Valderrábano, entre otros artistas plásticos.

Por cierto, ya trabajamos en la Agenda de Poesía Latinoamericana Actual 2024, la cual contendrá versos selectos cada día de escritores que dan vida al movimiento, y está siendo conformada a partir de la experiencia acumulada en la generación de la Agenda con orientación astrológica 2022 y 2023 ideada y desarrollada por nuestras socias y hermanas de Aquarius, Fuente de Saberes con quienes trabamos una fraternal alianza hace poco más de un año.

Destacada labor la de nuestros compañeros coordinadores de los representativos de Sabersinfin en Latinoamérica: Marian Godínez (Guatemala), Amelia Restrepo (Colombia), Raúl Estrada (Chile), Jorge Nández (Uruguay) y Aurora Olmedo (Argentina).

Hacemos transmisiones internacionales generadas desde México, pero con producción local en cada uno de esos cinco países hermanos.

A nuestros canales en redes sociales desarrollamos un entramado simbiótico de comunicación a través del cual nuestros contenidos en vivo también se emiten en el canal en Facebook de CNR, televisión por cable y señal abierta para el norte de México y zonas del sur de Estados Unidos, y las retransmisiones en el 90.5 de FM en Chile, Radio Puelche y el 91.5 de FM Afrojarocha Radio en México.

En esa ruta del emprendimiento a favor de la poesía no quiero omitir los eventos para la donación de libros de escritores poblanos para bibliotecas públicas de Guatemala, y de escritores uruguayos para bibliotecas poblanas. Tampoco puedo dejar de mencionar la sinergia que hemos logrado con la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) a través de los Encuentros Internacionales de Poesía, la semana cultural con apoyo de las autoridades estatales, los vínculos con la Academia Nacional de Literatura de la Ilustre y Benemérita Sociedad Mexicana

de Geografía y Estadística, los lazos de colaboración mutua e incondicionalidad con el conglomerado internacional Chile Tierra de Poetas o la confluencia con la Casa de los Escritores del Uruguay y el Centro de Escritores Argentinos y Latinoamericanos. El apoyo permanente del Centro Cultural D’Los y la clínica del Dr. Filo Huesca (no tengo cómo retribuir a ambas organizaciones la fundación de una biblioteca respectivamente en sus instalaciones, con mi nombre).

Hago este breve recuento y no me queda la menor duda de que, en efecto, estamos en el corazón de un movimiento internacional poético de Latinoamérica para el mundo.

De verdad, un movimiento en el cual hay historias de personas que evitaron el suicidio, resistieron a la adversidad, a la soledad o se aliviaron más rápido o menos dolorosamente gracias a la cercanía que directa o indirectamente provocamos con la poesía.

Contamos con testimonios de personas que están tratando de retrasar o revertir los efectos de la edad a través del estado poético permanente.

Casi para concluir quiero cerrar con este lúcido aporte de Enrique Canchola Martínez, experto en neurociencias:

Sin lugar a dudas durante todo este tiempo Sabersinfin se ha conformado con un engrama cerebral cognitivo de todos sus participantes, quienes se han estructurado una profunda y robusta entidad mental, que ha permitido la comunión entre la parte terrenal y espiritual del hombre. Esto ha abierto las puertas del pensamiento para reflexionar sobre la filosofía, la vida, la verdad positiva y el fondo científico mismo.

En esta Tercera Antología Internacional de Poesía Sabersinfin se manifiesta una fe robusta por la grandeza humana, la continuidad de la existencia y su elección por la poesía para acceder a los desafíos globales y al misterio de la vida.

Ese es el contexto que envuelve, cobija y anima a las Antologías Sabersinfin y todo lo que hacemos.

He ahí nuestra fuerza.

He ahí nuestro mantra.

¡Hic et nunc!

Así sea.

Puebla de Zaragoza y de los Ángeles, febrero 2023

Hasta aquí la amplia reproducción del texto que fungirá como prólogo de la Tercera Antología Internacional de Poesía Sabersinfin.

Tómense los anteriores párrafos como un ejercicio muy general de lo que seguramente motivará más escritos en torno al movimiento internacional poético del saber infinitista.

Hay más nombres de mujeres y hombres que son parte activa como bujías del movimiento, y muchas otras experiencias que es necesario documentar.

Por ahora, dejo en el ambiente un deseo de larga vida al movimiento internacional poético del saber infinitista.

Así sea.

Abel Pérez Rojas (abelpr5@hotmail.com) es escritor y educador permanente. Dirige: Sabersinfin.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *