internacional 08 Julio 2024

Sacude a Europa victoria electoral de la izquierda en Francia

Francia. Este pasado domingo, los partidos de izquierda lograron una importante victoria, en la segunda vuelta de las elecciones legislativas francesas, lo que generó suspiros de alivio en muchos rincones de Europa, luego que en la primera vuelta se viera un crecimiento y simpatía por la «ultraderecha».

Los centristas temían que la posible llegada de la extrema derecha al Gobierno de Francia, la segunda economía más poderosa de la Unión Europea sembrara la inestabilidad económica y política y socavara el inquebrantable apoyo del bloque a Ucrania.

Sin embargo, con un Parlamento dividido y sin un camino claro hacia un Gobierno de coalición, el estancamiento político en París sigue arrojando incertidumbre sobre la capacidad de Francia para ejercer su influencia en Bruselas.

Los resultados definitivos del lunes por la mañana situaban a la alianza de izquierdas Nuevo Frente Popular con 182 de los 577 escaños de la Asamblea Nacional, a la alianza centrista del presidente Macron con 168 escaños y a la ultraderechista Asamblea Nacional con 143. Esto significa que una posible salida es un Gobierno de izquierdas que comparta el poder con el presidente centrista Emmanuel Macron.

Los expertos afirman que, a pesar de la pérdida de escaños en la Asamblea Nacional, Macron ha salido con su credibilidad política intacta: «Estará menos debilitado de lo esperado y Francia seguirá ejerciendo su papel internacional con cierto garbo, como hasta ahora», dijo a ‘Euronews’ Federico Santopinto, director del think tank francés IRIS.

Un Gobierno fuerte en París se considera un pilar esencial de la estabilidad de la Unión Europea. Ahora que Francia se encuentra en un territorio político desconocido y lastrada por la incertidumbre sobre su futuro liderazgo, los analistas piden una solución «pragmática» que permita a Francia cumplir sus prioridades urgentes al tiempo que «se defiende» de la amenaza de la extrema derecha.

Para Olivia Lazard, miembro del think tank Carnegie Europe, la inesperada derrota de la ultraderecha en la segunda vuelta significa que Macron «conservará su credibilidad» mientras Francia evita «retroceder a una especie de discurso soberanista y nacionalista que obviamente va contra Europa.»

«Francia, en este momento, sigue siendo uno de los bastiones clave en Europa contra el ascenso de la derecha radical y contra la influencia de Rusia», dijo Lazard a Radio Schuman de ‘Euronews’. «Esto significa que Europa seguirá siendo segura durante un tiempo relativamente largo en lo que se refiere a cuestiones de defensa».

Una victoria en segunda vuelta del ultraderechista Encuentro Nacional, que ganó la primera ronda electoral hace una semana, habría supuesto una nueva amenaza para el apoyo de la UE a Ucrania.

El partido de Marine Le Pen tiene vínculos históricos con Rusia y había prometido limitar la ayuda francesa a Ucrania. El partido obtuvo polémicamente un préstamo de 9 mil millones de euros de un banco ruso en 2014, a pesar de que Moscú había sido sancionado por su ocupación ilegal de Crimea.

El primer ministro polaco, Donald Tusk, fue uno de los primeros de los 27 líderes de la Unión Europea en responder al sondeo a pie de urna: «En París, entusiasmo, en Moscú, decepción, alivio en Kiev», dijo Tusk en la plataforma de redes sociales X. «Suficiente para estar contentos en Varsovia».

Los líderes europeos -sobre todo en el flanco oriental- temían que la mano del presidente Macron en política exterior se hubiera debilitado si se hubiera visto obligado a un acuerdo de reparto de poder con un Gobierno francés de ultraderecha, y que esto a su vez hubiera diluido el apoyo financiero y militar de Francia a Kiev.

El partido de Le Pen había cambiado notablemente su postura sobre la guerra en vísperas de las elecciones europeas de junio, afirmando que seguiría prestando ayuda en materia de defensa, pero que no enviaría misiles de largo alcance ni otras armas que permitieran a Ucrania atacar territorio ruso.

Pero el líder del partido de extrema izquierda La Francia Insumisa (LFI) -parte de la victoriosa alianza Nuevo Frente Popular- también ha sido acusado en el pasado de adoptar una postura favorable a Rusia.

Jean-Luc Mélenchon -defensor del no alineamiento militar de Francia- declaró en febrero que era «hora de negociar la paz en Ucrania con cláusulas de seguridad mutua» y se ha opuesto sistemáticamente al envío de armas sofisticadas a Kiev.

El apoyo a Ucrania es una de las cuestiones que podrían hacer añicos la unidad del Nuevo Frente Popular, que agrupa a muchos tipos de izquierda, desde el socialismo a la izquierda dura.

Para Laetitia Langlois, investigadora de la Universidad de Angers, el Partido Socialista (PS), de centro-izquierda, y su líder Raphaël Glucksmann podrían desempeñar un papel importante en la construcción de una coalición proucraniana.

Con 77 escaños, el partido LFI de Mélenchon es el más votado del Nuevo Frente de Izquierda Popular. El Partido Socialista Moderado de centro-izquierda -al que pertenece el eurodiputado Raphaël Glucksmann- y sus aliados obtuvieron 59 escaños. «Raphaël Glucksmann, que obviamente, como sabemos, es muy partidario de Ucrania, quizá intente atemperar la retórica de LFI», explicó Langlois.

«Creo que existe un consenso dentro del país en torno al apoyo a Ucrania y a la defensa de los valores de la democracia frente a un país agresivo y tiránico. Sería difícil, incluso para LFI, ocupar un cargo en un Gobierno que cuestionara el apoyo de Francia a Ucrania en su forma actual», añadió.

La derrota de la Agrupación Nacional también fue bien recibida por los partidarios del Pacto Verde Europeo. Jordan Bardella, líder de la Agrupación Nacional, que aspiraba a ocupar el puesto de Primer Ministro francés, había pedido anteriormente al Gobierno francés que «renunciara» al Pacto Verde y había atacado lo que describió como políticas medioambientales «punitivas» de la UE.

La alianza de izquierdas, por su parte, ha reclamado un plan climático que persiga la neutralidad del carbono para 2050 y quiere que Francia se convierta en una potencia en energías renovables, como la eólica marina y la hidroeléctrica.

«Estas elecciones francesas son una llamada de atención para los líderes europeos. Ha llegado el momento de tomar medidas para atajar la desindustrialización, la falta de inversión y la factura energética de los hogares, que ha subido como consecuencia de la costosa dependencia del gas, el petróleo y el carbón importados», declaró Neil Makaroff, director del think tank europeo Strategic Perspectives.

La Agrupación Nacional y sus aliados europeos habían prometido colmar las lagunas del Pacto Verde Europeo antes de las elecciones europeas. La posición también fue adoptada por muchas fuerzas de centro-derecha en Europa, lo que provocó críticas generalizadas de que los conservadores de la corriente dominante estaban permitiendo la entrada de fuerzas de extrema derecha en la corriente dominante.

Pero, de nuevo, los expertos advierten de que la mano debilitada de Macron podría tener implicaciones negativas para la lucha contra el cambio climático. «Los resultados son buenas noticias para el compromiso de Francia con la acción climática en casa, siempre que el parlamento pueda desarrollar una cultura de coalición más fuerte», dijo Lola Vallejo, asesora especial sobre el clima en IDDRI.

«Macron puede seguir pesando personalmente en los asuntos climáticos y financieros internacionales, como lo ha hecho a menudo, pero su posición es más incierta después de esta secuencia política que siguió de cerca la secuencia política mundial.» Euronews.