internacional 10 Julio 2024

En cuatro días Israel bombardea cuatro escuelas que servían de refugio en Gaza

Palestina. Los bombardeos a escuelas se convierten en habituales y dejan decenas de civiles muertos.

Dos tercios de los centros escolares del organismo de socorro a los refugiados palestinos han sido alcanzados por el ejército israelí desde el inicio de la guerra. En algún momento, esas instalaciones llegaron a alojar a un millón de gazatíes desplazados que buscaban protección. 

Las fuerzas israelíes intensificaron los ataques en el norte, centro y sur de Gaza en una escalada que en sólo cuatro días incluyó el bombardeo de cuatro escuelas convertidas en refugio para los gazatíes desplazados, confirmó este miércoles la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA).

El responsable de ese organismo, Philippe Lazzarini, informó que desde que comenzó la guerra han sido alcanzados dos tercios de las escuelas de la UNRWA en la Franja de Gaza, “algunas fueron bombardeadas y muchas gravemente dañadas”, apuntó en una publicación en X.

El martes, el ejército israelí declaró que había estado atacando “infraestructuras y agentes terroristas” en la ciudad de Gaza.

De acuerdo con las autoridades sanitarias de Gaza, al menos 25 personas murieron el martes durante un ataque israelí al lado de un edificio escolar que albergaba a los desplazados en el este de Khan Younis, en el sur de la Franja.

El sábado, otra embestida dejó al menos 16 muertos en una escuela de la UNRWA en Nuseirat, en el centro de Gaza. Al día siguiente se registró otra agresión contra una escuela en la ciudad de Gaza albergaba a cientos de personas.

El lunes se informó de más ataques israelíes en o cerca de una escuela de la UNRWA en Nuseirat, dijo a Noticias ONU la directora de Comunicaciones de esa Agencia, Juliette Touma.

“Esto se está convirtiendo en algo habitual. Sólo en los últimos cuatro días hemos visto cuatro escuelas atacadas”, dijo, y añadió que cada vez que una escuela es atacada “decenas de personas pagan el precio”.

La UNRWA, el mayor operador humanitario en Gaza, cerró todas sus escuelas cuando estalló la guerra el 7 de octubre pasado tras los ataques liderados por Hamas en el sur de Israel que dejaron unos 1250 muertos y más de 250 rehenes.

“Hemos convertido a la gran mayoría de las escuelas en refugios y en algún momento tuvimos un millón de personas alojadas en ellas”, explicó Touma, y subrayó que el grueso de las víctimas de las últimas arremetidas eran mujeres y niños.

Desde que comenzó la guerra, más de la mitad de las instalaciones de la UNRWA (la mayoría de ellas escuelas) han sido afectadas.