Las clases en la Revolución de Independencia

Las clases en la Revolución de Independencia

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:LIDERES
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Opinión. Alberto Trinidad Heredia Castillo

Todos aprendimos en la escuela, que hubo causas internas y causas externas para detonar la Guerra de Independencia 1810-1821.

En las internas se mencionan las diferencias y la desigualdad entre las clases sociales, principiando por los peninsulares llamados gachupines peyorativamente por criollos y mestizos, esos españoles venidos de España, poseían las dos terceras partes de la riqueza de la Nueva España y acaparaban los puestos de mando en el gobierno virreinal, el ejército y la iglesia, eran los dueños de los mejores puertos marítimos, de las haciendas y de las minas que extraían oro y plata en el centro y el norte de la colonia.

Sus hijos nacidos en la colonia, eran criollos, pero ricos, porque había otros que no eran ricos, pero tampoco pobres y muy bien educados que leían en varios idiomas, eran comerciantes, mandos medios del ejército y curas de pueblo, ellos fueron los intelectuales que aportaron las ideas de una separación cuando Napoleón invadió la España y puso en su lugar a su hermano José apodado Pepe botella.

El Licenciado Primo de Verdad, único criollo en el Ayuntamiento de la capital novohispana, escribió un documento valioso en 1808, donde pedía la separación en tanto Carlos III y su hijo Fernando estuvieran cautivos de los franceses y sin corona ya.

Las otras clases, mestizos e indios, eran los desposeídos sin propiedades y vendiendo su fuerza de trabajo en los campos y en as minas, los negros y las llamadas castas, mezcla de muchas razas, eran los parias esclavos sin ningún derecho.

Por eso y porque la Nueva España enfrentó serias crisis de falta de maíz y de empleo, de injusticias crueles de parte de la corona y sus personeros en la colonia, Miguel Hidalgo pudo movilizar en pocas semanas un ejército de ochenta mil hombres que casi estuvieron a punto de tomar la capital y echar a los gachupines del poder y del país, pero Hidalgo desistió por temor a las matanzas y los saqueos que ya se habían conocido en Guanajuato, al fin y al cabo era un cura.

Así pues, las diferencias insultantes de clases todo poderosas y la extrema desigualdad, son causa de descontento y movilización que hoy vemos sin uso de armas, pero a la que le temen mucho los herederos de aquellos que no querían ningún cambio en la colonia.

La 4T es la esperanza de cambiar lo que por cien años se vino gestando en el país con los que aprovecharon la Revolución para hacer fortunas y poder.

Deja una respuesta